miércoles, 1 de julio de 2015

Cap. 2015 pág. 182 de 365

Hoy desperté con un fuerte dolor de cabeza y el corazón hecho añicos me tomé unas pastillas con la esperanza de que me curara el corazón más que el otro dolor.  Todo me parece tan callado, tan lejano...hasta yo, que no sé ni dónde estoy (o dónde me dejaste). No tengo letras en las mano y escribo con lo poco que queda de la musa que una vez me vistió.  Me quedé en silencio toda la mañana, y sólo he podido sonreír amargamente a tu recuerdo que me guiñó cuando desperté. Todo me parece absurdo, incoloro... sin chiste. No siento los latidos del corazón y el cielo hoy no es tan azul como aquellos días de antes.  Tengo el vacío intacto como si me hubiesen arrancado algo o como si algo se hubiese roto... y  cuando algo se rompe uno lo sabe, no tan sólo por el dolor, sino por el frío, que le nace desde dentro. 

martes, 30 de junio de 2015

Cap. 2015 pág. 181 de 365

Ojalá me olvides de una vez, sabes, ya cansa tener que leerme desnuda en tus líneas, que me hagas regresar con cada poesía. Me agota saberme aún en tus manos tocando lo que éramos y volviéndonos presente cuando sabes que ya me fui. Ojalá me olvides hoy justo a las cinco y cuarto. Y me sueltes de una vez  de tu garganta y de tus ojos. Deja de soñarme, de recordarme al sonido de cualquier melodía. Deja de olvidarte adrede los pasos en mis caminos y de suspirarme tan fuerte.  Ojalá algún día me dejes ir de tus pestañas y tus manos no intenten acercarme. Sabes, ya cansa vivir así entre tu adiós y mis olvidos. Deja de mirar al cielo fijamente y de aguantar las horas esperándome. Deja de mentirle a tu corazón y hazme libre de ti. Ojalá se te agoten las razones para amarme y todo lo que nos mantenía en el mismo cielo, nos obligue a aterrizar. Deja de lanzarme coincidencias e historias en las nubes...y de susurrar te quieros en los silencios. ¡Olvídame, por favor, olvídame!

lunes, 29 de junio de 2015

Cap. 2015 pág. 180 de 365

Yo conocí el amor aquella vez
que sus ojos encontraron los míos,
que todo se volvió nuevo,
que todas mis vidas reiniciaron,
hasta el pasado.

Lo vi acercarse en forma de abrazo,
lo vi acariciarme en un te quiero,
lo vi vaciarme de las dudas,
y alborotarme los rizos de una sonrisa.

Yo conocí el amor aquel día,
que lo toqué y me encontré,
aquella vez que comprendí que
 lo que me ardía por dentro su nombre,
eran las ganas de volar
con él.

domingo, 28 de junio de 2015

Cap. 2015 pag. 179 de 365

De repente llegas,
y lo sé porque se encienden mis luces,
y todo se transforma en poesía.
De repente llegas como aguacero en sequía,
y yo comienzo a bailar,
con la música de tu voz. 
De repente llegas,
y lo sé por los volcanes,
y porque todo dice tu nombre.
De repente todo gira del lado contrario del reloj
y  comienzo a sentir de nuevo la eternidad en las manos,
porque llegas, amor.

sábado, 27 de junio de 2015

Cap. 2015 pág. 178 de 365

Estamos aquí, amor luego de tanta divergencia y de tantos ecos que ensordecen el alma.  Luego de arrancarnos los recuerdos como quien deshoja una flor, luego de que se acabara el camino y pensáramos que el amor es inalcanzable.  Estamos aquí, frente al otro para convencernos de que estábamos equivocados, que los finales son un sinfín de cosas menos todo lo que imaginamos cuando sucede.  Sabemos que el olvido nos trajo (aunque llenos de cicatrices), nos hizo coincidir entre tanto lamento y reclamo.  Estamos aquí, amor, dándonos el placer de mirar nuestros pasados juntos, sin temores, sin dudas, ni corajes. Aprendiendo juntos a amarnos mejor, a encontrar en los vacíos del otro más razones para abrazarnos, para comprender por qué el ayer dolió hasta por dentro de los ojos, porqué aquel amor nos soltó de esa manera sin medir las consecuencias. Estamos aquí, después de tantas lecciones, de tanto naufragio sin ver tierra firme, de tanta ceguera que nos obligó a abrir los ojos y a que la fe mermara. Estamos aquí, quizás más imperfectos  que antes, quizás más incompletos que mañana; pero aquí, juntos, aferrados al mismo amor que nos encontró a la vez y que ya no hemos querido soltar.

viernes, 26 de junio de 2015

Cap. 2015 pág. 177 de 365

Soy suya, y no lo digo en el contexto de pertenencia que tiene esa palabra, sino en el modo más romántico y cursi. No se trata de posesión egoísta, ni de sumisión machista;  es que cada parte de mí, tiene su nombre tatuado, es que en las curvas de mis rizos él habita, es que la comisura de mis labios son su mapa. Suya son mis manos, pues no dejan de contar todo lo que sé de él, no se cansan de acercarlo con poesía. Suyos mis pies que caminan hacia él, que me llevan hacia sus atajos, que si se cansan de caminar, vuelan. Suyos mis volcanes, mares y  bosques. Suyas mis letras, amaneceres y cánticos.  Suyos mis suspiros, gritos y silencios. 
Suyas las eternidades, lo efímero e imposible que guardo en mí.  Suyos mis desvelos, mis sueños con ojos abiertos, mis certezas y el lado izquierdo de mi alma. 
Soy suya, total y completamente 
 por todo lo que el doy,
por todo que está en mí y él vive,
porque suyo es este amor.

jueves, 25 de junio de 2015

Cap. 2015 pág. 176 de 365

Benditas las excepciones,
que nos recuerdan que no todo está escrito,
que los límites no sirven de nada,
que las reglas se hicieron pa' romperse.

Benditos cada uno de los que se atreven.
A amar.
A derrumbarse en el cuerpo del otro.
A descifrar los misterios en los ojos.

Benditas las manos que saben armar,
las que tejen historias,
las que son puentes,
las que no dejan de crear esperanza.

Benditas las coincidencias,
que nos recuerdan que la magia existe,
que nos devuelven la vida,
que nos roban sonrisas.

Bendito el amor,
que nos mantiene aquí,
que nos juntó de una
y nos transformó.