sábado, 23 de mayo de 2015

Cap. 2014 pág. 143 de 365

A ti, 
que te encontré
entre tanta penumbra
y hechos pedazos,
con las heridas 
expuestas 
y las esperanzas perdidas. 

Me interrumpiste.
Me invadiste. 
Me detuviste los tiempos. 

A ti, 
que te esperaba sin saberlo,
que todas las melodías te nombraban,
que escribía a diario sobre nosotros, 
sobre eso que seríamos.

Me reiniciaste.
Me diste vida.
Me transformaste. 

A ti,
que traías mis respuestas en la 
comisura de tus labios,
que con un te quiero me armaste, 
que eres todos los caminos de los que huí,
que guardabas en tus manos el mapa
para encontrarnos,
que eres todas las lecciones de mis fracasos. 

Me tienes. 
Me conviertes en cielo los labios.
Me hace regresar a lo que soy y descubrir nuevas yo. 

A ti, 
A ti que caminas en paralelo conmigo, 
que a veces parece que vuelas,
que encienden a quién se encuentra con tu sonrisa.

Me enseñas.
Me haces desaprender.
Me eliges. 


A ti que conoces mis rincones y curvas, 

que eres sur, volcán, desierto… ternura e incendio. 

A ti, te amo.

viernes, 22 de mayo de 2015

Cap. 2015 pág. 142 de 365


Alejarse,
es más que 
caminar a solas,
o no verte a mi lado.
Alejarse es más 
que no tenerte aquí,
o de huir hasta de mí. 
Quizás también sea 
que nos miremos pero 
que no puedas encontrarte.
Quizás sea la frialdad 
de mis manos,
el silencio que establece límites,
el muro que no puedes derribar.
Quizás sea tenernos cerca,
pero sentirnos lejos. 

jueves, 21 de mayo de 2015

Cap. 2015 pág. 141 de 365

Nunca fuimos tan cobardes,
como cuando usamos el te quiero como adiós,
como aquella vez que nos fuimos 
sin soltarnos,
como aquel día que cerramos la puerta
para ver quién tenía la osadía
de volver a abrirla,
como aquella noche que nos extrañamos,
pero ambos suponíamos 
que el otro no lo hacía.

miércoles, 20 de mayo de 2015

Cap. 2015 pág. 140 de 365

Hoy me he despertado con el amanecer en la punta de las pestañas,
sabiendo que seguimos aquí,
como el primer día,
aferrándonos como dos náufragos perdidos, a la vida.

Miré el pasado,
 y el hoy:
¡Cómo han cambiado nuestras pieles!
¡Cómo se ha ensanchado nuestra alma!
El amor nos transformó,
nos rehízo los cielos,
nos aumentó los latidos,
nos hizo apretar bien los ojos,
nos llenó los pies de camino.

Y después de tanta penumbra,
después del sin fin de falsos adiós,
y de los portazos fingidos,
seguimos aquí,
como el primer día,
pero amándonos más.

martes, 19 de mayo de 2015

Cap. 2015 pág. 139 de 365

Ayer me dio miedo,
de ese que lo que quieres es huir,
o cerrar los ojos (que es lo mismo).
Miedo a que no fuéramos,
a que esta magia se acabara al conteo de tres.
Miedo a que se acabaran un días las coincidencias,
a que nos ganaran las distancias,
a que no llegáramos a tiempo.
Miedo a no ser, a dejar que los espacios
nos invadieran,
a que las diferencias nos ataran
a nuestros extremos
y no pudiéramos enredarnos.

Me dio vértigo.
cuando me vi tan alto,
sobrevolando el cielo,
y tuve miedo de caer,
de que no fueran suficiente las alas,
ni tus manos,
ni mi nombre en tus labios.
Miedo a la puerta abierta,
al futuro contigo,
a amarte como te amo.

lunes, 18 de mayo de 2015

Cap. 2015 pág. 138 de 365

Sé que a veces la distancia se hace evidente,
y nos amarra las manos,
y las deja vacías,
abiertas,
con grietas.

Sé que los espacios duelen,
sobretodo cuando anhelamos
la cercanía,
el abrazo inmediato,
la mirada que nos encuentra.

Sé que la nostalgia se apodera
de tus labios,
que desean que los míos.
Que la melancolía te hace
crecer los abismos
y mirar el reloj.

Lo sé, amor.
Me pasa a mí,
que intento acercarte
con versos,
que le anudo te quieros
al viento.
Me pasa amor,
que me quema la distancia,
que me duelen las fronteras,
que me ahogan los océanos
que nos separan.

Sé que a veces la espera aterra,
que la lejanía hace su casa en los ojos
y no vemos a los pies avanzar.
Pero, amor, te prometo que la
felicidad de encontrarnos,
que los días que nos quedan juntos,
serán mucho más que
lo que tenemos que esperar.


domingo, 17 de mayo de 2015

Cap. 2015 pág. 137 de 365

A veces no estoy,
y me pregunto
en cuáles manos estaré,
qué alma me está pensando
tan alto como para
convertirme en silencio,
quién me sueña tan intenso,
que me hace viajar,
en cuáles labios estaré viviendo,
qué brazos se están aferrando
a lo que soy,
y se están dejando crecer los
te quieros,
porque no me encuentro,
porque me encontré
un vacío nuevo,
porque volví a perderme.