miércoles, 29 de julio de 2015

Cap. 2015 pág. 210 de 365

La vida, una y otra vez me ha hecho pedazos,
me ha mantenido en el mismo camino sin mapa,
sin horizonte
pero la fe sigue intacta,
irrompible,
manteniéndome con vida,
con aliento,
en medio de tantas muertes
Y aunque todo hoy parece abismo,
que el camino ya no es camino,
que si avanzo no iré para ningún lado,
sé que hay algo dentro de mí que
me impulsa,
que me hace crecer las alas,
que me mantiene creyendo,
que luego de tanta ceguera
volveré a ver la luz,
volveré a tener vida,
porque aquí no termina,
porque aquí comienza una nueva carrera,
porque sé que no importa cuántas veces
me haga pedazos,
siempre nacerá una nueva versión de mí.

martes, 28 de julio de 2015

Cap. 2015 pág. 209 de 365

Me quedé pensando mucho en ti ayer,
dormí abrazada a tu recuerdo,
suspirando entre lo que dejaste y lo queda de mí.
Es que, tu ausencia crece a medida que la toco,
que me hago parte de ella,
que la abrazo y no te dejo ir.
Las noches se me hacen cortas,
los días eternas condenas.
Se detiene el reloj también a esperarte.
Por si regresas, ya sea por descuido
o con intención.
Todo lo que me dices retumba en mis adentros,
quisiera ensordecer la memoria,
o al piel,
que no deja de llamarte,
que no deja de echarte de menos.
Niego lo que somos,
me aferro a una falsa esperanza,
me repito que esto es pasajero,
que el adiós es un proceso,
que mañana quizás estarás aquí.
Pero en el fondo sé que no hay vuelta atrás,
que tengo que soltarte,
o quedarme aquí,
que tengo que aprender a caminar sin ti,
a las noches conmigo,
a los días que el viento no dice nada,
o quedarme así,
llorando sin razón,
esperando la nada,
escondiéndome de la realidad.

lunes, 27 de julio de 2015

Cap. 2015 pág. 208 de 365

Deja mirarte de nuevo,
con ojos de amor,
con los sueños que alguna vez tuve contigo,
con las vidas que se quedan incompleta si no estás.

Ven, deja tocarte con la mirada,
desatar los nudos que tienes ahí,
aprenderte los adentros de memoria,
y entrar en ti.

Deja mirarte de nuevo,
con los ojos cerrados,
mirarte como si fueras canción,
como si fueras viento,
como si el infinito naciera de ti.

Ven, deja que el miedo se deshaga,
y vuélvete poesía para explorarte,
para mirarte siempre,
como si fuera la primera vez.

domingo, 26 de julio de 2015

Cap. 2015 pág. 207 de 365

Yo sigo aquí
donde alguna vez
te detuviste
a plantar un árbol
y a dejarme tus poesías.

No importa si hoy,
solo queda la tierra vacía,
y mis páginas en blanco,
arrugadas por el tiempo
que no pasa,
porque no estás.

No importa si el viento,
ya no viene del sur,
y todo lo que me dejaste
ha muerto junto con el nosotros.

Yo sigo aquí,
donde alguna vez fui feliz,
tratando de  no echarme de menos,
esperándome,
recuperando el aire que te llevaste,
y la vida que me arrancaste,
deseando que pronto llegue
la primavera y se vaya tu recuerdo,
al fin.

sábado, 25 de julio de 2015

Cap. 2015 pág. 206 de 365

Lo que quería era mirarte diez segundos a los ojos, para sentir por primera vez cómo es el amor, para tocarlo, romperlo y luego vestirme de él. Respirarte dos veces más, una para quedarme con lo que me daba vida, y la otra para sentirme de nuevo viva. Quería alargar el día, vivir 29 horas más de tu lado, hacer silencio mientras tomaba tu mano y olvidar lo que vendría mañana. Café, risas, anécdotas, ya sabes, entrar en la máquina del tiempo -que muchos le llaman recuerdos- y regresar enteros. Melodías, viento y poesía, entrar en nuestras coincidencias y revivirlas, para que no olvidáramos qué nos unió. Lo que quería era abrazarte fuerte, anudarme a ti, dejar en tu alma razones para que no te fueras...hacerte entrar en razón, para  ver si el amor regresaba, o si tú lo hacías.

viernes, 24 de julio de 2015

Cap. 2015 pág. 205 de 365

Hoy puedo hablar de felicidad, del amor,
de esas cosquillas que se siente por dentro
cuando sabes que alguien te espera.
Ese hormigueo en los pies
cuando sabes que ya no te da vértigo
caminar sin saber a donde vas
porque lo que verdaderamente importa es la compañía.
Esa sensación de alegría infinita,
que no te abandona,
esa primavera que llega a destiempo,
en pleno verano,
esas sonrisas que no dejan de crecer en los adentros
y que me hacen sentir llena.

Hoy puedo hablar de lo que se siente cuando
el alma se ensancha,
o de cuando sabes que la vida te dio otra
oportunidad,
otro amanecer,
abrió otro camino para perderse
y recomenzar.
De lo bonito que se siente esperar sin mirar el reloj,
en confiar en lo que ves con los ojos cerrados,
en lo fantástico que es vivir así entre suspiros,
en los adentros de otros.

Hoy puedo flotar, tocar el amor,
y hacerme poesía sin miedo a nada.
Puedo enseñar mi alma,
desnudarme sin complejos,
y vivir de abismo en abismo
sin que las alturas me pesen,
porque sé que te amo,
porque sé que eres todas las respuestas,
porque gracias a ti he descubierto
recovecos en mí que no sabía que tenía,
porque gracias a lo que siento
puedo seguir creando mundo pa' vivirlos.

jueves, 23 de julio de 2015

Cap. 2015 pág. 204 de 365

Te quiero así con tu  memoria fallida,
con los miles de olvidos que te visitan cada vez.
Con esa magia que te bordea los labios y ni tú sabes que la tienes,
pero quienes coinciden contigo dan fe de ello.
Te quiero a ti, que me encontraste entre tanta ruina,
que me acompañas en los días en que el sol no sale.
Te quiero porque eres tuyo,
porque también sabes ser mío
y volverte ruido para los silencios que me visten.
Te quiero así alborotado, tímido y nervioso.
Con esos universos que te habitan en la espalda,
que hace que el tiempo se detenga.
Te quiero porque sabes amarme,
aunque sea un aprendiz,
porque me esperas cuando me duelen los pies,
porque me enciendes cuando las sombras me asustan.
Te quiero a ti, que supiste cerrarme los ojos y
hacerme resucitar en un roce,
porque me quieres con todos los nudos que hoy me hicieron
entender por qué estoy aquí y por qué todo es mejor de tu mano.
Te quiero así de cursi, romántico y soñador.
Con todas esas líneas que se te dibujan cuando te preocupas,
con cada respiración que conviertes en suspiro.
Te quiero a ti, adornando mis labios con melodías,
con la vida que me das al abrazarme,
con la poesía que provocas al existir,
con el aguacero que me nace cuando estás cerca.
Te quiero  así con todas tus manías y contradicciones,
con todo lo que aún no descubres,
por todo lo que soy porque me amas,
por todo lo que nos falta por vivir.
Porque eres cómplice, compañero, mi sol del sur,
que desafías mis límites,
y me regalas a diario una nueva razón
para amarte.