martes, 29 de julio de 2014

Cap. 2014 pág. 210 de 365

Entonces, me separo de ti.
Me alejo, te suelto la mano un poco.
Para mirarme mejor.
De repente me quedo muy callada.
Quisiera adivirnarte los pensamientos, saber si te pasa lo mismo que  a mí.
Me miro las manos llenas de tus caminos.
Aprieto mis ojos con fuerza para disipar las dudas.
Quiero huir de lo que siento, pero hacerlo sería huir de mí misma.
Sería entrar en un laberinto sin salida.
Quisiera ser la melodía, la excusa, el pretexto.
De repente corro despavorida lejos de ti, para que me detengas.
Para saber ( o hacerme entender de una vez) que mi mejor lugar ( y al que debo regresar), aunque huya, eres tú.

lunes, 28 de julio de 2014

Cap. 2014 pág. 209 de 365


Desde que estás, en mis manos crecen bosques y manantiales.
Desde que eres, en mí tengo en mis adentros un alboroto, una música, una poesía interminable.
Desde que somos, el cielo es más azul, la vida más brillante, la eternidad vive en nuestro reloj.

domingo, 27 de julio de 2014

Cap. 2014 pág. 208 de 365

Habían instantes en los que todo desaparecía.
No sé solos existíamos nosotros.
Ni reloj.
Ni días.
Ni miedos.
Ni distancias.
Sólo nosotros.

Habían instantes en que olvidábamos el ayer.
Nos desnudábamos
Nos explorábamos.
Nos tocábamos para hacernos regresar.
Nos vivíamos.


Habían instantes en que podíamos tocar la eternidad.
Con los labios.
Con la mirada.
Con los te quieros.
Con el silencio mientras nos agarramos las manos.

Habían instantes que nos queríamos más.
Como hoy, como ahora.

sábado, 26 de julio de 2014

Cap. 2014 pág. 207 de 365

Y me aferré a sus te quiero vacíos.
Cada noche abrazaba sus carencias, su pasado, sus recuerdos intactos de un amor fallido.
Me trataba de buscar en sus ojos y fingía encontrarme.
Tomaba su mano, lo abrazaba fuerte, para que regresara, para juntarle los pedazos.
Y me aferré a la idea de que se quedaría, a sus promesas hechas más complacer que por amor.
Y me quedaba con las migajas de amor, con los restos de su presente, con sus lágrimas e indecisiones.
Cada momento yo lo amaba más y él, bueno, él  no sé si  intentaba quererme  o intentaba olvidar conmigo más lo que le dolía.

viernes, 25 de julio de 2014

Cap. 2014 pág. 206 de 365

Y cuando los rencores se quieran enredarse en los adentros, quieran  hacer crecer la lejanía; que sepamos abrazarnos más, que sepamos apretar los ojos hasta que vuelva amanecer, que seamos valientes para perdonarnos, que nos agarremos las manos,  que nos aferremos a nuestra espalda, que nos sujetemos de los te quieros cuando no sepamos qué hacer, a dónde ir, o qué decir. Que si no sabemos regresar, que si alguna vez olvidamos el camino, hagamos uno, volemos, nos sumerjamos en los mares, pero que hagamos algo. Que no nos conformemos con el adiós, que le huyamos al olvido, que nos sacudamos de las rutinas; y que resucitemos en todas las vidas, pero juntos.

jueves, 24 de julio de 2014

Cap. 2014 pág. 205 de 365

No sé qué siento por ti, sabes.
A veces quisiera huir, me aterra tener la certeza de saber qué me pasa en los adentros.
Me da vértigo reconocer el alboroto por dentro, pero no quiero, me aterra saberlo.
Mejor,quiero quedarme y sentir.
Quiero agarrarte la mano y jamás soltarla.
Quiero mirarte sonreír y suspirar al saber que soy la dueña de esa sonrisa.
Quiero remendar ese corazón roto y sembrar vidas en esas manos.
Quiero no saber qué siento porque el fondo lo sé, pero me aterra admitirlo.
No sé qué siento, no quiero saberlo,  pero siento algo, sabes.

miércoles, 23 de julio de 2014

Cap. 2014 pág. 204 de 365

No sé nada del amor; de hecho lo poco que sé, lo he aprendido de otros.
Historias ajenas, otras pieles, otros ojos, desde otras almas.
No, del amor no sé nada; salvo, lo que he visto en la calle y leído en los libros.
No sé cómo decir te quiero en el tono correcto,
ni como no exagerar cuando abrazo,
ni como se hace para saber que alguien es la persona correcta.
ni como atrapar indirectas.
No sé cómo reaccionar a un piropo, o a una muestra de amor.
Sí, del amor sé tan poco.
Soy una aprendiz.
Una inexperta.
Una alumna de la vida.
Tampoco pretendo ser una erudita.
Pero, lo que sé, lo mínimo, es que cuando alguien cree saberlo todo sobre el amor, no sabe todo lo que ignora.