viernes, 27 de marzo de 2015

Cap. 2015 pag. 86 de 365



Y ahora no somos ya eternos,
ni gotas de lluvia,
ni caminos,
ni raíces.

Y ahora somos extraños,
almas con heridas en común.
Esclavos llenos de nostalgia.
Esquinas,
caminos en una sola dirección,
volcanes sin erupción.

Poesía muda.
Ecos, quizás.

No estamos aquí,
aunque estemos.
Somos nosotros,
pero más nunca juntos.

jueves, 26 de marzo de 2015

Cap. 2015 pag. 85 de 365

Entonces encontramos a alguien con quién desprendemos, con quién soltamos, con quién nos hacemos pedazos y eso no nos asusta. Y encontramos a alguien a quién queremos de mil maneras y aprendemos de sus heridas, y acariciamos su pasado como si fuese nuestro. Al fin nos perdemos en unas manos, y los pies no se cansan de echar raíces. Y cantamos sin parar la misma canción, y vivimos el hoy, sin ese miedo al mañana. Y sabemos que vendrán tormentas, y sabemos que nos visitará la incertidumbre, pero aprendemos a que el amor es así, como la vida misma; con altos y bajos para que no se nos olvide de dónde venimos y a dónde vamos. Entonces te das cuenta de que de eso se trata el amor, de lecciones, de libertad, de aprender y enseñar. De eso se trata de coincidir con gente que te haga ver cosas que tú no ves, que te enseñe a mirar con otros ojos.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Cap. 2015 pag. 84 de 365

No me asustan los regresos, para mí no hay nada más bonito que regresar a un camino en el que pensamos no volveríamos. La maravilla de los brazos abiertos, de verse siendo otro, de mirar todo con otros ojos. El olor a nuevo, el mar calmado, la brisa que acaricia. También los regresos me saben a café, a agua de coco, a lluvia nocturna. A otro inicio. Y uno los aplaza, y uno le huye al reencuentro, a lo inevitable,pensando que volverán a dolerle las mismas heridas,pensando que el olvido se irá, pensando que regresar es salirse del camino; cuando es todo lo contrario.

martes, 24 de marzo de 2015

Cap. 2015 pag. 83 de 365

Hoy no quise escribir, ni recordarlo, ni siquiera quise cerrar los ojos por más de cinco segundos. Quise olvidarlo, sabes. Hay veces que me pesa el amor en las manos, que las noches se vuelven disonantes y la distancia me quema. ¡Lo quiero, y cómo lo quiero! Pero, hoy deseé no hacerlo, ni sentir algo por dentro, quise soltarle la mano. También, quise tragarme lo importante y hacerme pedazos. Sé que es una locura y que tal vez no hay vuelta atrás, pero hoy quise no ser, no estar, abandonarme en la soledad que abraza mi desnudez, quise hacerme silencio, quise borrar la historia y vivir de nuevo sin él.

lunes, 23 de marzo de 2015

Cap. 2015 pag. 82 de 365

A veces nos alejábamos tanto que las poesías era lo único que teníamos para saber que no nos habíamos ido del todo.
Nos releíamos, nos buscábamos entre letras para aferrarnos a esa posibilidad, a esa esperanza; de no soltarnos, de saber que había caminos para regresar, de sentir que pese a todo aún nos seguíamos abrazando.

domingo, 22 de marzo de 2015

Cap. 2015 pag. 81 de 365

Sabes que es real cuando por dentro sientes que su nombre te recorre las venas,
cuando tienes la certeza de que en ese momento en el que sonríes, es porque él te está pensando,
cuando adivinas sus misterios, esos que guarda en sus líneas y no te cansas de leerle la mirada.

Sabes que es amor cuando pudiendo elegir otro camino te quedas en el que hace ligero tus pies, en el que no te cansas de recorrer,en aquel que aunque complicado y a veces empinado, tiene las mejores vistas.

Lo sabes, lo sientes ardiendo en los adentros, queriendo salir en forma de canción ...o de poesía. Lo sabes porque caminas distinto, porque el te amo es urgente, porque te aterra el adiós.

Sabes que es real cuando conoces las imperfecciones, los terrenos baldíos, el tiempo detenido y de eso también te enamoras, y eso también te hace quedarte.

Sabes que es amor cuando el te quiero te quema los labios, cuando el silencio se vuelve puente, cuando el tiempo deja de importar y se vive de eternidad en eternidad, cuando todos los días son domingo y cualquier excusa es buena para arrojarse al cielo.

Lo sientes, lo sabes...sobretodo cuando al cerrar los ojos lo sigues viendo, cuando las manos se vacían al verlo ir, cuando amanece a medianoche con tan sólo saber que en algún lugar del mundo, él te ama.

sábado, 21 de marzo de 2015

Cap. 2015 pag. 80 de 365

Nunca es tarde para que volvamos al mismo camino.
Para desenredarnos de tanto orgullo que nos estrangula,
para  soltar el pasado de una vez,
para voltear a mirar hacia delante.

Nunca es tarde para decirnos finalmente te quiero,
para remendar las heridas que aún nos duelen,
para abrazarnos y jamás soltarnos.

No, no es tarde para armarnos.
Para el borrón y cuenta nueva.
Para perdonarnos y volver al te amo.

No, no es tarde, amor.