viernes, 19 de diciembre de 2014

Cap. 2014 pág. 353 de 365

La fortuna de encontrar a alguien que sepa mirarte,
que note las cicatrices que adornan tu piel,
que sepa de memoria dónde están situados los lunares en tu espalda,
que ame las migas del pasado y no se canse de mirar los colores que derramas al existir.

La fortuna de encontrar alguien que sepa tocarte.
que descubra nuevos recovecos en tus manos,
que escriba te quieros entre los poros
que  active de un toque todos los cielos y volcanes. 

La fortuna de encontrar a alguien con quien crear,
que sepa abrazarte en el momento justo para hacer puentes,
que sus besos hagan universos o luces cuando todo parezca caos.
que se fusione sus vidas con las tuyas y hagan eternidad.

La fortuna de encontrar a alguien que sepa amarte,
que no le interese lo que fuiste, sino lo que eres.
que no se rinda al primer vendaval contrario,
que te elija a diario pese a las huidas, contradicciones y cobardías.
que te quiera y mucho sin necesidad de buscar muchas razones. 


jueves, 18 de diciembre de 2014

Cap. 2014 pág. 352 de 365

Y cada día lo iba queriendo un poco menos.
Me desvestía de sus poesías,
de los versos que me dejó en la comisura de los labios,
inclusive de a poco arranque cada te quiero susurrado.
Caminaba en reversa para recoger mis pasos,
y deshojaba los abrazos de la espalda,
y las promesas de los pies. 
Y borraba los puntos suspensivos 
mientras releía mil veces el adiós,
y pasaba la página de una para que no doliera tanto.
Creaba cielos y me lanzaba a ellos,
soñaba menos y pocas veces decía su nombre. 
Cada día lo iba queriendo menos,
y aunque no lo logré olvidar,
si pude no quererlo más. 


miércoles, 17 de diciembre de 2014

Cap. 2014 pág. 351 de 365

Estar lejos de alguien no es tan  algo físico, no se determina por kilómetros, ni por fronteras. Esta lejos tampoco se define como no estar en compañía o no de personas. Estar lejos de alguien es algo más que todo eso. Esta mañana me desperté abruptamente y me dolieron más que nunca las ausencias; entonces me di cuenta que estábamos cada vez más lejos. Ni el te quiero podía acercarnos, ni siquiera el abrazo que guardaba para él. Es que estar lejos, no, no es distancia separada por océanos, es un silencio irrompible, es mirarse y no poder encontrarse, es mirarnos de reojo. Estar lejos es no escuchar los latidos por el ruido que hicimos con alevosía.  Hoy me miré las manos y me dolían porque no tenían las tuyas, hoy la piel exhalaba nostalgia de esa que provoca humedad en los ojos.  Estábamos lejos y habíamos olvidado el camino de regreso.

martes, 16 de diciembre de 2014

Cap. 2014 pág. 350 de 365

Olvidamos decirnos te quiero a la vez,
saltar al vacío a la cuenta de tres.
Olvidamos también abrir los ojos simultáneamente
y fundirnos en un abrazo, de esos que curan.
Olvidamos caminar a nuestro ritmo;
esperarnos,
alzar vuelo cuando hiciera falta. 
Olvidamos dejarnos sueños en las pestañas,
y soñarnos con los ojos abiertos.
Olvidamos también regresar cuando no no escucháramos,
y perdonarnos un poco más.
Olvidamos acariciarnos las cicatrices 
y respirarnos cuando el aire nos faltara. 
Olvidamos agarrarnos las manos y quedarnos en silencio.
Es que recordamos lo que no debíamos,
las grietas,
las ruinas,
el eco,
en vez de aquello que era importante,
que nos hiciera liberar,
y olvidamos amar,
amarnos mucho en los tiempos difíciles.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Cap. 2014 pág. 349 de 365

Si te vas a aferrar a algo que sea al te quiero que me dejaste en los rizos,
Al cielo que una vez hicimos cuando nos miramos fijamente
o de la poesía sin terminar,
o al silencio que precede el beso.
Si te vas a aferrar que sea el viento que nos unió,
o del camino que nos faltó,
Del mar que llevo por dentro,
o el tiempo que detenemos cada vez que nos elegimos.
Quita de tus manos todo lo que nos separa, 
y si desata las dudas, 
los miedos y el pasado al que te aferras.
Y si te vas a aferrar a algo que sea siempre al amor.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Cap. 2014 pág. 348 de 365

Ser descubierta por ti.
Que supieras que mis labios y tu piel crean cielos. 
Que la distancia aproximada entre cada lunar es de dos mil besos ( o más). 
Que me gusta cuando creamos vidas con los ojos,
y cuando no tienes miedo de lo que dice mi alma cuando callo.
Que conozcas cada una de las cicatrices que guardan te quieros,
que reconozcas las constelaciones que nacen en mi espalda cada vez que me abrazas. 
Que al beso número mil me conviertes en eterna. 
Que supieras que cuando me nombras siento como un te quiero latiendo al ritmo del corazón.
Que los abrazos con ojos cerrados y el alma abierta son mis favoritos.
Que guardo tiempo detenido entre mis rizos.
Que todas las poesías que no le he dicho viven en la comisura de mis labios y lo sueños por vivir reposan en mis pestañas en espera de tus besos. 
Que todas mis líneas y curvas desean sus manos para poder mantenerse con vida.
Ser un enigma descifrado por ti,
tierra firme luego del naufragio,
historia por escribir,
ser descubierta siempre por ti. 

sábado, 13 de diciembre de 2014

Cap. 2014 pág. 347 de 365

Y ser tu amanecer,
la plática con sabor a café,
la caricia que te arañe el alma.
La poesía que te haga temblar.

Y  ser el acierto,
el puente,
la coincidencia que te reinicia. 
Tus sueños a mediodía,
tus lugar favorito.

 Y ser la vida inagotable,
el cielo interminable,
la muerte que te resucite,
el insomnio entre sábanas.

 Y ser el mapa,
el misterio,
la llave que abra la puerta.
la ventana que de luz,
el viento que traiga versos. 

Y ser el escalón,
la lluvia que refresca,
las oleadas que dejan magia.
las mirada que encuentra.
la historia que emociona,
el suspiro luego de la sonrisa.

 Y ser tu anochecer,
las constelaciones por tocar,
el mañana que quieres descubrir,
y el te quiero que pronuncias hoy.