Mis días deshojados en letras.

lunes, 11 de agosto de 2014

Cap. 2014 pág. 223 de 365

9:02 Posted by MaRiani No comments
Tenía unas ganas enloquecidas de arrojarme en sus cielos y de una vez desnudarme de esta pesadez, de estas incertidumbres. Y de repente cuando tenía el te quiero rozándome los labios, algo me detenía. Me pasa que me miraba y las manos todas mis certezas no estaban, y todas mis esperanzas con él, se deshacían. De repente tan cercano, tan próximo, tan adentro y de repente tan lejano, tan contradictorio, tan ajeno.

 Y sí, tuve que aprender a amar sus tiempos, sus huidas y sus regresos.  Y sí, tuve que aprender a querer sus complejidades y frustraciones para que mis certezas crecieran, para que mis esperanzas no se murieran.  Tenía unas ganas enloquecidas de arrojarme a sus cielos, pero primero tenía que aprender a amar sus días nublados, sus anocheceres.  Y sí, quería desnudarme de incertidumbres y dudas, pero primero tenía que amar su timidez y preguntas. De repente supe, que no tenía que tener todas las respuestas, ni todos los caminos completos para atreverme. De repente supe que tenía que quererlo como era, azul, rojo, morado, amarillo.  De repente supe que tenía simplemente que amarlo; amarlo con toda mi alma, que eso sería suficiente, no necesitaba de más.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario