Mis días deshojados en letras.

sábado, 6 de diciembre de 2014

Cap. 2014 pág. 340 de 365

14:07 Posted by MaRiani No comments
Siempre que yo llegaba a acercarme a unos centímetros de su alma, él se encargaba de construir un muro entre ambos. Era como si previera que tengo ganas de quedarme, de rebasar sus fronteras y pisar sus tierras. Era como si supiera de antemano que necesitaba tenerlo de cerquita por el cielo que me faltaba en los adentros. Como si con alevosía pudiera leerme y saber que me gustaba oír la música de su voz. Y no, él no me dejaba, construía un espacio, un vacío, un silencio, un enorme muro; que nos cegaba, que nos alejaba y lastimaba.  Estar agarrados de las manos parecía imposible y para que escuchara mis te quieros sin que rebotaran como ecos, era otra odisea. Siempre que yo llegaba a acercarme lo suficiente como para que fuésemos uno, algo pasaba; un viento, un aguacero, un invierno, un rencor, que me cansaba, que me deshacía y me impedía quererlo como quería, que me hacía dar un paso atrás.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario