Mis días deshojados en letras.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Cap. 2014 pag. 365 de 365

6:28 Posted by MaRiani No comments

Creo que la palabra clave de estos 365 días ha sido soltar.  Y es que tuve que hacerlo muchas más veces de las que imaginé.  Fue en extremo doloroso, algunas cosas quedan pegadas tan dentro del alma. están tan enredadas que al uno zafarse puede que se lleve un pedazo. Es que uno no sabe cuán enredado está hasta que tiene que soltarse. Uno no sabe cuán aferrado está hasta que de repente se encuentra con las manos vacías, viviendo entre pérdidas y acostumbrándose a despedirse.  


Me solté de cosas que en su momento parecían haberse tatuado en mis adentros, que eran promesas de permanencia, de te quieros salvavidas. Tuve que desprenderme de personas que juraron nunca irse, de sueños que se quedaron en las pestañas, de suspiros a medias, y de intentos fallidos que se adherían a mi espalda, y no me permitían volar. No fue sencillo, me ardieron los ojos en un punto de tanta lágrima, tenían los pies cansados de tanto caminar en reversa, y en muchas ocasiones, me aferré inultilmente a lo que quedó como método para poder sobrevivir.  Me solté de todo lo efimero, de lo que estrangulaba mis sonrisas y me obligaba a permanecer en silencio.

Soltarse, es más que abrir los ojos de sopetón. Es entender que si algo está demasiado enredado hasta estrangular, es mejor romperlo de raíz, que puede ser doloroso pero siempre existe la lección tras la cicatriz que deja el desprenderse. Cada marca, cada piel desgarrada, cada paso en falso y cielo roto... Son mis marcas de triunfo y aunque aún aprendo a soltar, ya he aprendiendo que es la mejor manera de volar sin temor, es la mejor manera de vivir.


¡Hasta el próximo capítulo!  

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario