Mis días deshojados en letras.

sábado, 31 de enero de 2015

Cap. 2015 pag. 31 de 365

9:14 Posted by MaRiani No comments
Extraño ese espacio que hacíamos nada en un abrazo, también ese instante en el que jugábamos con el tiempo y nos convertíamos en eternidad con sólo rozar las almas. Y es que extrañar no es malo, si uno sabe qué recordar. Hay nostalgias que sirven para suspirar mejor, para amarte más y para abrazarte con más fuerza una vez te vuelva a ver. Dejarse crecer las ausencias también ayudan a saber qué abismo es el mejor para volar y por qué se siente lo que se siente. Extrañar no es tan triste, ni tan doloroso, ni tan gris. Por ejemplo, yo extraño tus manos y también el palpitar de tu corazón, pero eso, lo que echo de menos de ti, me provoca sonrisas silenciosas y letras en las manos. No, extrañar no es el túnel sin salida, y el laberinto doloroso que tanto se repite por ahí. Es que hay que saber cómo extrañar, es que hay que tocarse mejor los recuerdos.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario