Mis días deshojados en letras.

lunes, 2 de febrero de 2015

Cap. 2015 pag. 33 de 365

9:16 Posted by MaRiani No comments
Ya no había manera de quedarme, ni siquiera de estar cinco segundos más. El exilio era inminente, mis pasos se acabaron, mi piel lo necesitaba, y el cielo de mis adentros lo gritaba. Es que sabía que tenía que irme, porque ya seguir significaría caminar en círculos, ir a ninguna parte. Quedarme era arroparme de la nada y escucharte lejanamente decirme te quiero sin sentirlo. Extender mi estancia aquí sería masoquismo, al saber que ambos ya no somos los mismos y que desde hace muchos silencios no nos podemos ni reconocer. ¿Para qué estar un segundo más en los adentros de alguien que no supo agarrarme la mano cuándo más ajenos estábamos? ¿Para qué seguir intentando cuando ya no quedan historias por contar? ¿Para qué prolongar lo inevitable? No, no soy cobarde. Quizás soy más valiente al irme así sin mapa, sin norte, con te quieros de sobra. Quizás soy más valiente al decidir soltar de una vez aquello que me amarraba los pies y me impedía alzar vuelo. Cobardía es detenerme, es no haberme abrazado aquella vez que todo era lejanía, o aquel día que no te decía te quiero. La cobardía la guardas tú, con tu hipocresía y egoísmo. Ya sé que es momento de irme, lo sé porque aquí dónde una vez me encontré hoy estoy perdida.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario