Mis días deshojados en letras.

sábado, 7 de febrero de 2015

Cap. 2015 pag. 38 de 365

11:22 Posted by MaRiani No comments
La impotencia de no poder recorrer aquellos caminos contigo, de no volver a aquello que me hizo feliz pero hoy me hace pedazos. Ya ni le tengo vértigo a mis abismos, uno termina por acostumbrarse a lo que le falta. A lo que mas le temo es a no poder olvidar, a que me ardas por siempre aquí en las manos. ¿Y a sabes? Uno vive acostumbrado al roce de piel, a cantar cierta canción, a despertar con una mirada, a respirar un aroma... Y de repente te das cuenta que hace frío, que caminas a la deriva y cantas sola, que nadie te sostiene la mano y todas las luces ya no encienden. Y es ahí cuando crece la incertidumbre, cuando todo se vuelve imposible y los adentros se vuelven mar. Es ese momento que te invade la paranoia de no saber qué camino recorrer, ni cómo zafarte de una vez de lo que detiene, ni cómo hacerle saber a tus pies que ya no deben ir atrás. Entonces todos tus recuerdos se resumen a un par de lágrimas, llenas de te quieros y sal. Entonces llega el instante que hay que tomar una decisión para no enloquecer: quedarse o volar, apretar los ojos o voltear la mirada, olvidarlo u olvidarse hasta de uno mismo, echar raíces o hacerse crecer las alas, armarse o quedarse rompiéndose más.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario