Mis días deshojados en letras.

domingo, 8 de febrero de 2015

Cap. 2015 pag. 39 de 365

14:49 Posted by MaRiani No comments
Una vez me aferré al vacío de su mirada y terminé hecha abismo. Abrazaba sus carencias y miserias porque era lo que me daba, las migajas de un te quiero que yo confundía con amor. Amaba sus intermitencias aunque me lastimaran, decía que el era mar, que era lluvia, que así de efímero y pasajero le gustaba ser y me quedaba aceptar sus espacios y horarios. Lo versaba, me encargaba a diario de vestirlo y desvestirlo de poesías, para ver si me notaba, para yo no sentir tanto su lejanía, para idealizar lo que yo pensaba que sentiamos.

En medio de mis tormentas, huía. No se atrevía a romperme los silencios y se adornaba los labios de orgullos más que de regresas. Y así yo decía que lo quería, y eso yo pensaba que era el amor; melancolía, lágrimas, pesadez y vacíos. Y yo justificaba todo y mientras más me aferraba más vacía me sentía, y mientras más lo quería, más dolor sentía.

Pero, no. Al final comprendí que de eso no trataba el amor. Cortázar bien decía que un puente no se sostiene de un sólo lado... y yo notaba mi puente deshecho, intransitable, abismal. Entonces aprendí que lo que sentía no parecía al amor, que tanta penumbra me dejaba ciega, que viví dando amor a un corazón vacío y que uno se da cuenta que está aferrado a la persona incorrecta cuando en vez de flotar se hunde más.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario