Mis días deshojados en letras.

jueves, 30 de julio de 2015

Cap. 2015 pág. 211 de 365

8:27 Posted by MaRiani No comments
Me tocaba como si fuera melodía,
como un regalo,
como el viento que acaricia las nubes,
como la poesía que se instala en las manos de un escritor,
como el silencio que nos obliga a sonreír.

Sus manos eran laberintos,
pinceles,
musas.
Sus manos eran vidas,
universos,
pequeños mundos
en los que daba gusto perderse
y encontrarse.

Sus manos eran un frenesí,
que desataba en mí tempestades.
Eran puentes,
era amanecer a media noche,
eran certezas,
respuestas,
cánticos
y milagros.

Que hacían que cada vez que me tocara,
algo en mí se quedara con él,
que hacía que mis pedazos tuviera sentido,
que hacía que yo fuera otra,
y deseara quedarme ahí en donde
sentía que era tierra firme,
ahí en sus manos.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario