Mis días deshojados en letras.

sábado, 26 de diciembre de 2015

Cap. 2015 pág. 360 de 365

15:02 Posted by MaRiani No comments
Lo que él no sabe es que yo sonrío siempre a las mismas horas porque un recuerdo me hace cosquilla en el corazón. A las tres, a las seis y a las nueve me da con pensarlo tanto que todos mis silencios hacen equilibro perfecto para convertirse en canción. No sabe tampoco que el sol sale dos veces en el día, a las siete y media y cuando él despierta. Que llevo su sonrisa (como brújula) en el lado derecho del corazón para esos días que me pierdo. Siempre a las tres y cuarenta, tomando café, platico con él y me imagino su mano en la mía, y sus ojos en mis labios. Lo extraño más a las doce con dos de la madrugada, cuando todo huele a inicio y el calendario anuncia otra fecha. A menudo, cuando el reloj marca las nueve con once, le canto bajito nuestra canción y miro fijamente al cielo para agradecer que sigue aquí (cerquita). Lo que él no sabe es que me acompaña cuando tengo ira y me aferro a sus te quieros cuando quiero regresar. Tampoco sabe que no sé muy bien qué pasa con el tiempo, si se detiene o no, pero un día sin su abrazo no dura lo mismo. Desconoce que a veces  cuando acá son a penas las diez y trece, yo le escribo una poesía para que le llegué allá puntual, para que no le falte a la hora de volar.  Y lo quiero, sin relojes, y sin tiempos. Ni fechas y límites, y eso sí él lo sabe.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario