Mis días deshojados en letras.

jueves, 31 de diciembre de 2015

Cap. 2015 pág. 365 de 365

7:16 Posted by MaRiani 2 comments
Perder. 
Si hay algo que aprendí en estas  fue a que perder no es tan amargo,
ni tan abismal como dicen. Tampoco es tan catastrófico, ni tan oscuro. Todo lo contrario.
Para "perder" algo o mejor dicho para darte cuenta que "lo perdiste" es porque significó algo,
porque lo notabas, porque era algo que tenías.  Y "tener" no es pertenencia, sino estancia.
No es propiedad, es compañía. 
Yo perdí y mucho.  Oportunidades, personas, tiempo (y peso, afortunadamente).
Y hoy día no me arrepiento de todo lo que no tengo,
de lo que dejé pasar,
y de lo que me permití que se fuera sin mí.  
En cada pérdida pude encontrar en mí nuevas maneras de ver la vida. 
En las manos vacías habían lecciones, 
en el espacio en blanco habían historias 
y poesías. 
En la oportunidad caducada había esperanza.
En la soledad estaba yo (que es suficiente).
En las promesas rotas había fuerza. 
En el silencio, melodía.
En el cielo nublado, una excusa para lloviznar. 
Perder. 
Hay que saber hacerlo, eso dicen. Y creo que sí. 
Después de todo creo que es la mejor manera de ganar. 

Reacciones:

2 comentarios:

  1. Bellas letras, un buen balance del año que termina, me encantan tus escritos, soy fiel lector de tus inquietudes intelectuales, mi admiración profunda por tu sensibilidad y por tus versos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué placer, Wilson! Gracias por leerme, y por quedarte por acá. Es una alegría que todo sea de tu agrado. Un abrazo fuerte. Feliz 2016.

      Eliminar