Mis días deshojados en letras.

sábado, 23 de enero de 2016

Cap. 2016 pág. 23 de 366

14:43 Posted by MaRiani No comments
Te extraño. 
Las poesías no duran lo mismo, 
los espacios sobran, 
las miradas se apagan sin ti.
Cada viento trae una ausencia nueva, 
cada hora un suspiro sin destinatario. 
¿Dónde estás? ¿Por qué mis manos te siguen buscando?

Ya no quedan lágrimas.
Ni sol.
La lejanía ha hecho su casa en mi piel,
y cada vez que me toco siento que camino más lejos de ti.
¿Qué cielo estarás pintando hoy? ¿Dónde estarás exhalando magia?
Los sueños se me rompen en los ojos
y ni siquiera he podido dejar de hablar sobre nosotros.
Le conté al café que te echo de menos,
y al par de cartas que no te enviaré.
Le dije a mi soledad que se quedara un poco más, que no me dejara
y me tumbé en la cama que aún añeja tu olor, quizás como premio de consuelo. 
Las heridas siguen abiertas, como la puerta por la que te fuiste.
Me senté en tu lado del sofá e intenté pensar qué estarías haciendo ahora. Quizás sonriendo, quizás pensándome, quizás queriendo regresar... o buscando una manera de huir de todo lo que te recuerde lo nuestro. 
Miro el reloj a todas horas. A las seis. A las nueve. A las doce. 
¿Cuándo se irá el sabor de tus labios? ¿Cómo me arranco las huellas de tu respiración sobre mí? 
Me desnudé para ver si te ibas, intenté encontrarme en sonrisas de extraños y en algunos brazos intenté borrar nuestra historia.  Ya sabes que fue inútil, que aquí sigues más intacto que el corazón que sigue latiendo por lo imposible dentro de mí.
No quiero que regreses, sólo quiero que te vayas de una vez.
No verte. 
No pensarte.
No caminar contigo.
No quiero mirar al cielo y que existas en él
No te espero cariño, sólo te extraño.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario