Mis días deshojados en letras.

lunes, 21 de marzo de 2016

Cap. 2016 pág. 82 de 366

7:41 Posted by MaRiani No comments
Una vez una poesía de carne y hueso me rescató.
Lleno mis ojos con la magia que desatan las letras.
Estaba sin terminar.
Me abrazó y comenzamos a escribir entre latidos.
Dijo que le gustaban los versos de mis rizos.
Y juntos hicimos un poema sin fin.
Todavía no hemos dejado de escribir,
ni hemos soltado la musa.
Son nuestras manos enredadas
las que nos dejan más letras,
es nuestro te quiero eterno
que mantiene ardiendo la poesía
que hacemos cuando estamos juntos.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario