Mis días deshojados en letras.

sábado, 14 de mayo de 2016

Cap. 2015 pág. 136 de 366

16:23 Posted by MaRiani No comments
Cuando alguien se va, casi no lloro. Pero, hay personas que uno debe llorarles. Pienso que son esa gente que uno sabe que vivirá por siempre en uno, con sus lecciones, con las anécdotas, con su ejemplo. Y uno llora porque sabe que esa magia ya no estará tan accesible, sino que tendrá que recurrir a los recuerdos para tocarla, que tendrá que cerrar los ojos cuantas veces sea necesario para recuperar un poco de ella. Lloro en forma de poesía para que su estancia en mi vida sea eterna, para poder abrazarlas siempre con mis ojos cuando vuelva a leer, para sentir que les doy un poco de vida acá donde todo es efímero y todos iremos a nuestra cita con la muerte.  Hay gente que es obligación hacerse pedazos por ellas, porque forman parte de uno, y aunque no estén con la misma proximidad, y aunque no estén en cuerpo, uno siempre puede mirar al cielo y sonreír, uno siempre puede encontrarlas en canciones o poesías y saber que todo va bien allá.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario