Mis días deshojados en letras.

miércoles, 11 de mayo de 2016

Cap. 2016 pág. 133 de 366

7:43 Posted by MaRiani No comments
Repito un adiós que me vuelve la voz un eco. Te lo digo y me lo digo, quizás con la intención de que yo entienda que no hay vuelta atrás. Dejar ir suele ser doloroso más a los que que se quedaron con un abrazo sin estrenar, o para aquellos que quieren decir te quiero una vez más. Lastima a los que saben que luego de una despedida llegará un largo invierno y no sabrán que hacer con tanto frío y no podrán caminar porque todo es un campo minado, y donde pisan hay recuerdos que los hacen pedazos. Repito un adiós, luego un hasta luego y finalmente susurro un te quiero. No quiero que te vayas, pero comprendo que tu estancia aquí ha llegado a su fin, que no hay vuelta de hoja, que no hay oportunidad de un nosotros renovado y que lo mejor es el punto final que tanto me cuesta escribir. Me quema en los labios el no tener que pronunciar más tu nombre, en despedirme cuando quiero decir quédate. Pero, te dejo libre -como siempre lo fuiste- y me despido de ti en este instante de valor que he tenido.
Adiós, amor.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario