Mis días deshojados en letras.

viernes, 20 de mayo de 2016

Cap. 2016 pág. 142 de 366

7:55 Posted by MaRiani No comments


Te hubiese escrito que eres mi luz, el cielo en el que me encuentro, el sol que nace en el sur y el amanecer que me ilumina a media noche. Habría escrito para ti mis mejores poesías, pues eres un milagro y la vida de tus manos me devolvieron muchas cosas que creí perdidas.  Hubiese escrito que todas las poesías terminan y comienzan en tu sonrisa, que la mujer que conociste no es la misma que hoy te escribe, que cambió, que tu amor me transformó, que lo que siento por ti me hizo otra y por eso es que quería que me descubrieras, que me conocieras cada momento. 

Habría escrito que el color del amor tiene que ser el de tus ojos, que amo tu sonrisa y que la vida me parecía más liviana a tu lado. Contigo todo era posible, cercano, único. Contigo los besos tenían sabores y olores, contigo los abrazos tuvieron un mejor significado y la distancia no existía. También podría decir que hace 24 alegrías mis ojos se cerraron y he visto mejor que nunca. Y que en la comisura de tus labios me encuentro, que de tu mano siempre estoy en el cielo. Que no quiero irme de tus labios, ni de tu corazón. Hubiese escrito que todas las canciones tienen algo de nuestra historia... y nosotros sabemos de qué está hecha la eternidad. También que todos mis rizos son tuyos,  mis curvas , mi sal y mis mares. Que pese a ser mía, soy también de ti, de todo lo que te doy. Y todo lo que me das.

Pero, hoy no puedo decirte eso. Hoy tengo el corazón frío, cerrado, golpeado. Me abrazó el rencor y no me sale ni el te quiero, y no puedo tocarte porque me quemo. Todos estos días deseé que fuese una pesadilla, que despertaría y te diría de nuevo amor, que no estaría tan rota como ahora. Pero hoy no puedo decirte eso, cariño. Porque me dueles en las manos, en los ojos y en mi respiración. Porque ayer te amaba y hoy ya quiero olvidarte, porque tardaste en rescatarme, porque te diste cuenta tarde de que tu silencio me rompía, y ahora soy nada, y ahora vago por ahí buscándome y huyendo de ti. Quisiera gritarte que te quiero, que te quiero mucho, que estoy feliz de haberte encontrado y haberte amado. Pero no puedo amor, hoy no puedo.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario