Mis días deshojados en letras.

sábado, 20 de agosto de 2016

Cap. 2016 pág. 233 de 366

15:40 Posted by MaRiani No comments
Le dije a mamá: Me duele el corazón. Ella pensó que era por mis constantes dolores, los habituales, de estrés, de yo que sé... pero quería decirle que me dolía también por debajo de los ojos y entre los dedos, quería contarle que me duele el alma y los rizos.  Me quedé callada y se asomaron par de lágrimas - no de dolor físico- sino por el desgarre que ocurre por dentro cuando alguien te rompe. Era como un déja vú, porque ya  tantas veces que traigo un regalo en las manos y la altivez de unos ojos han hecho que se vuelva nada en mis manos. No es la primera vez que me trago el orgullo, toco una vez más la puerta... y me recibe una bofetada de indiferencia y escupen mis poesías, y estrujan lo que soy para luego dejarme ahí sin saber a donde ir. Pero, ¡cómo me duele por dentro! No importa cuántas veces me hayan cerrado la puerta, ni cuán fuerte... siempre me hace estremecer, siempre dejo parte de mí en ese desprecio que me hiela por dentro. Nada más cruel que con lo que hay te hayas intentado armar, para correr a los brazos de quien amas y que su distancia te haya roto más.  Dije que me dolía el corazón, pero en realidad, me dolieron todas las veces que me soltaron la mano en el precipicio, todos los momento en que cabizbaja tuve que empacar lo que soy y escapar a quien sabe donde. Dije que me dolía el corazón, pero me duele todo eso con lo que mataste, eso que arrancaste de raíz sin piedad, eso que despreciaste, por cobarde.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario