Mis días deshojados en letras.

jueves, 27 de octubre de 2016

Cap. 2016 pág. 301 de 366

7:13 Posted by MaRiani No comments

Con las despedidas me pasa que me derrumbo, que me convierto en ruinas
pero a partir de ahí siempre encuentro  una manera de seguir.
Con los adioses me sucede que dejo lo que fui en ese temblor, que entiendo que hay despedidas necesarias y  aunque esté rota sigo el camino.

¡Ah, pero la indiferencia! Esa no te mata, ni te derrumba.
Te mantiene entero y a medida que respiras
siente pequeñas puñaladas por dentro.
Te enfría.
Te entume.
Corta las alas.
Y vuelve el cielo finito.
Te conserva la memoria intacta y para  los recuerdos  no hay anestesia.
Como veneno se mete por las venas
y por más que quieras no puedes huir de ella.
Te estruja, te vuelve añicos el orgullo y las manos se paralizan ante la nada
que la indiferencia te da.
Con los adioses yo puedo vivir, con el hasta luego puedo lidiar.
Escribir poesía, cantar otra canción... puedo ir de despedida en despedida
sin que duela tanto las ausencias
y acostumbrarme a un espacio vacío.
Pero el silencio de la indiferencia,
pero el desinterés
y la mirada de reojo,
eso te mantiene sin aire,
eso es imposible que no te desarme.
A eso no le puedo pasar la página.
Bien lo dijo, Walter Riso:
La indiferencia nunca pasa desapercibida.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario