Mis días deshojados en letras.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Cap. 2016 pag. 328 de 366

7:59 Posted by MaRiani No comments

Una vez me enamoré de un hombre que no era mío, era del viento o de la primavera pero en mis manos nunca estaba más de dos te quieros. Extranjero, nómada, vaivén, estrujaba mis ganas y se quedaba con lo que yo le daba. Ladrón al que le dejaba la puerta abierta, y el alma expuesta. Su voz me mecía, era luna, era ventanal frente al mar. Sus manos eran de terciopelo, y pese a no estar conmigo siempre, llevaba sus huellas por debajo de la piel.  Una vez me enamoré de un hombre que tenía el sabor a engaño en sus labios, que me quería y no, que me abrazaba y me soltaba a la vez. Que su presencia me sacudía, que sus promesas eran vacías pero hay mentiras que saben dulces, pero  hay ausencias que nos mantienen falsamente con esperanza. Era todo lo que buscaba, lo que veía de él, era justo lo que se amoldaba a mis carencias. Olvidé que el amor no es encontrar a alguien que te llene lo que te falta, sino, quien te acompañe en la búsqueda de eso que te complete. Me enamoré de un hombre falso, mentiroso e insoportable, incapaz de dejarme ir por temor a que se le notara un vacío más. 
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario